Archivo de la etiqueta: Política cultural

«mov-s/madrid 2010» – El Espectador Activo

Texto de presentación de «mov-s/madrid 2010» que tendrá lugar en el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y espacios escénicos de la ciudad del 10 al 13 de Junio. Información en www.mov-s.org

Bajo el título genérico del “Espectador Activo”, la tercera edición del mov-s pretende profundizar en la realidad del público actual; cómo puede enriquecerse pasando de espectador pasivo a espectador emancipado y resuelto a ser protagonista en su relación con el artista. Considerar un espectador involucrado íntimamente con el trabajo del artista es un camino poco explorado por las artes, en particular por la danza y las artes del movimiento, como camino para el acceso de un mayor número de personas a la creación artística.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Y1doCIBgrNc]

«Bal Moderne» de la compañía de danza Rosas: «El espectador también puede bailar»

Los aspectos que hacen de las personas espectadores activos, dispuestos a reconocer y a la vez dar valor a la creación escénica contemporánea, van de la mano del conocimiento y la interacción con los artistas. Además, en numerosas ocasiones, es la propia actividad creativa del espectador o de su comunidad la verdadera autora de la obra artística. Por otra parte, para conocer mejor el espectador hay que tener en cuenta que actualmente la participación no conoce distancias geográficas ni se ciñe a tiempos preestablecidos, por lo que las redes o comunidades se flexibilizan hasta alcanzar formas, tamaños y ámbitos inusuales.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ip-OWaWmbRg]

Cesc Gelabert baila con los jóvenes en un centro de enseñanza de Barcelona

Tanto artistas como responsables de centros artísticos, programadores o instituciones, consideran la presencia y el crecimiento del número de espectadores como labor prioritaria. Desgraciadamente esta es una tarea muchas veces condenada al fracaso cuando los métodos de desarrollo de las audiencias se han centrado únicamente en el más puro estilo del márqueting clásico. La apuesta por otro tipo de relación con el espectador que se sustente también en otro tipo de artes escénicas abre nuevos caminos aún por indagar.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ZtlKFQaGq24]

«Ruedapies Danza»: La danza como elemento integrador.

Para profundizar en los diferentes matices referentes al “Espectador Activo” se invitará a expertos teóricos nacionales e internacionales y a profesionales que, a partir de su experiencia, destacan por su conocimiento del espectador y por desarrollar actividades de acercamiento al espectador. Los invitados detallarán sus propuestas en sesiones plenarias para que después sean los “espectadores” participantes en el mov-s quienes tomen la palabra en grupos más reducidos.

La Verdadera Función del Ministerio de Cultura

Ministra de Cultura
La Ministra de Cultura de España

Estos días hemos asistido en España a la primera revuelta en Internet contra el propósito del Ministerio de Cultura, con su ministra al frente, de mutilar los avances de la sociedad de la comunicación. La posición del Ministerio de Cultura ha sido de apoyo total a las industrias culturales aunque esto significara ir a contracorriente del propio desarrollo cultural.

Que un ministro de un estado del mundo occidental desarrollado defienda el papel de las industrias de la cultura, el ocio y el entretenimiento como vector de desarrollo económico no es extraño en sí mismo. Es la ley del capitalismo que confía en el consumo y en la mercantilización de la vida para que todo el mundo pueda vivir con un nivel de comodidad y consumo propio de las sociedades supuestamente avanzadas. Para conseguirlo, los gobiernos se han dotado de potentes instrumentos de planificación y desarrollo económico en forma de ministerios de Comercio, de Industria, de Turismo, etc. Todos orientados al desarrollo de las industrias que generan desarrollo económico.

Manifiesto. Reunión Ministerio de Cultura
Reunión en el Ministerio de Cultura. Foto: Enrique Dans

Ya que existen todos estos instrumentos, ¿para que tener uno más para el desarrollo de la industria cultural? Si la política cultural española ha de ser mayoritariamente de apoyo a la industria cultural no sería mejor que estuviese en manos del Ministerio de Industria que lleva más años y experiencia en esto. Yo mismo cuando ejercía de Ingeniero trabajé muchos años de freelance para el Departamento de Industria   de la Generalitat de Cataluña.  Mis colegas, ingenieros, economistas, eran francamente buenos. Tenían una formación impecable, hablaban idiomas, asistían habitualmente a jornadas y congresos internacionales donde mostraban una gran curiosidad para proseguir una formación que nunca terminaban. Leían revistas especializadas de todo el mundo  que les mantenían al corriente de los últimos desarrollos tecnológicos en la materia que les interesase. Con este panorama ¿por qué no dejarles a ellos también el desarrollo de las industrias de la cultura y el ocio?

Cambio de Ministros de Cultura
Los ministros cambian pero las políticas culturales en España son las mismas

La opción del Ministerio de Cultura «Industrial» sería echar el cierre y así ahorrar buenos dinerillos al erario público. Aunque, evidentemente, otra opción sería ocuparse realmente en hacer crecer la cultura y el arte y, además, hacerlos accesible a la mayoría de los ciudadanos. Para esto, ante todo, debería preocuparse  del desarrollo de la creación, de manera  que los artistas puedan desempeñar su trabajo en condiciones, buscando la calidad y la originalidad en sus propuestas. Además, hacer que esta creación llegue a la sociedad sin desvirtuarse ni banalizar el contenido en aras a una mayor facilidad de difusión. Fomentar la educación en las artes en una sociedad claramente deficitaria de ella y, de la misma manera, estimular la parte creativa que todos tenemos, compartiendo los contenidos, las obras, los hallazgos. En definitiva, dedicarse a la cultura del futuro en donde las redes sociales, la circulación del conocimiento y la participación sean libres y accesibles para todos.

Textos de las ponencias «Razones para Programar Danza y Teatro Contemporáneo en Tiempos de Crisis» de la «Feria de Huesca»

Un año más la «Feria Internacional de Teatro y Danza de Huesca» ha cumplido con el reto de servir de aparador de la danza y del teatro contemporáneo y, con esto, favorecer su circulación extensivamente por los teatros y espacios escénicos.

Feria de Huesca 2009
Feria de Huesca 2009. Foto: Marta Marco

Juntamente a la presentación de las obras de los artistas escénicos, en la «Feria de Huesca» se han revisado las nuevas ideas que han de ayudar a dar contenido a la producción y difusión de las artes escénicas contemporáneas.

Feria de Huesca 2009
Feria de Huesca 2009. Foto: Marta Marco

Las «Jornadas Internacionales de Artes Escénicas» estuvieron marcadas por la expectación ante el surgimiento de un nuevo paradigma de la difusión escénica. Con la esperanza de que este nuevo paradigma ha de transformar muchas de las incomodas realidades en que se encuentra inmersa la gestión de la cultura en la actualidad, la «Jornadas Internacionales» desgranaron una a una las «Razones para Programar Danza y Teatro Contemporáneo en Tiempos de Crisis» y en los tiempos posteriores que han de venir.

Feria de Huesca 2009
Feria de Huesca 2009. Foto: Marta Marco

Ya pueden leerse las ponencias presentadas en la Feria de Huesca descargandolas del enlace: http://www.feriadeteatroydanza.com/es/jornadas/ . Una documentación muy valiosa que permitirá  proyectar el debate mucho más allá de lo que fue la propia Feria.

La Moral Presidencialista del Consejo de las Artes de Cataluña

(publicado originalmente en catalán)

La semana pasada conocí por «filtraciones» a la prensa la grave crisis que estaba atravesando el CoNCA (Consejo de las Artes de Cataluña). A muy pocos meses de su nacimiento y después de tantos esfuerzos y confrontaciones para renovar el modelo de gestión de la cultura de Cataluña parece que este se tambalea, y precisamente por cuestiones internas.

Foto de familia del día que se aprobó la ley. Nos la prometíamos felices
Foto de familia del día que se aprobó la ley. Nos la prometíamos felices

Al introducir este nuevo modelo muchos profesionales de la cultura nos implicamos para desarrollar unas formas de organización que anulasen tantas limitaciones a la democracia que, en particular, arrastran los países latinos. Especialmente el sector cultural se ve muy afectado por el clientelismo político, el amiguismo y la falta de autonomía. El nuevo modelo debía dar capacidad a los artistas y profesionales de las artes para decidir sobre las ayudas públicas y las políticas de desarrollo y difusión de las artes.

El modelo de Consejo de las Artes representa también una nueva manera de tomar decisiones. Este plantea un funcionamiento horizontal y participativo en que los propios profesionales del sector actúan como expertos conocedores de la realidad cultural. Este sistema conocido como «evaluación entre iguales» (peer assessment en lenguaje internacional) pretende que el funcionamiento de los Consejo de las Artes sea más democrático y escape de personalismos y decisiones unipersonales.

El Presidente desautorizado
El Presidente desautorizado

La crisis del CoNCA, según comenta mayoritariamente la prensa, ha sido debida al enfrentamiento de los Consejeros contra un Presidente tildado de «autoritario» y «presidencialista». Este Presidente Xavier Bru de Sala ha sido rechazado mayoritariamente por 10 profesionales de la cultura y las artes de larga trayectoria y reconocido criterio profesional y, este hecho, no se puede dejar de lado actuando de la forma tan catalana de «la ropa sucia se limpia en casa». De ninguna manera, este tema es fundamental para avanzar en los comportamientos democráticos de las personas y, especialmente, del sector de la cultura.

Hoy el problema de la credibilidad de nuestras instituciones no está tanto en las leyes como en la «actitud» de las personas acomodadas a los estilos de los clanes jerárquicos. Como si necesitáramos la tutela de la autoridad para decidir nuestro destino sin pelearnos. Es al contrario, son las imposiciones de los autoritarios lo que nos lleva a tener que pelear.

La solución al problema del CoNCA es evidente y así la ha tomado de manera valiente la mayoría del Consejo de las Artes de Cataluña. Este señor tenía que dimitir y dar paso a un funcionamiento colegiado, consensuando las principales decisiones entre todos sus miembros. A partir de ahora el Consejo debe seguir trabajando en los temas que preocupan e invertir la crisis en una oportunidad para profundizar más en el modelo que todavía está prácticamente por descubrir.

Parece mentira que en un momento de la historia en que los humanos nos comunicamos y participamos de manera horizontal en redes globales todavía haya personas (y otras que les dan apoyo) que no entiendan que el mundo evoluciona en otra dirección. Ahora mismo oigo en la radio referencias a la famosa fase del ex vicepresidente del Gobierno español Alfonso Guerra cuando dijo «quien se mueva no sale en la foto». Este personal autoritario debería aprender a demostrar su liderazgo convenciendo de la bondad de sus propuestas y no imponiéndose utilizando un autoritarismo caduco.

Los Teatros Convertidos en Cementerios Según Roger Bernat

Publicado originalmente en La Coctelera el 29-Julio-2009

Vale la pena leer este artículo de Roger Bernat «No Teatros, Cementerios» publicado en El Mundo. Da mucho que pensar sobre la situación del teatro contemporáneo en España.
http://www.elmundo.es/papel/2009/07/09/catalunya/17318239.html Seguir leyendo Los Teatros Convertidos en Cementerios Según Roger Bernat

Manifiesto MACC (Mercado Atlántico de Creación Contemporánea)

Publicado originalmente en La Coctelera el 6-Mayo-2009

Después de todo el proceso de conceptualización, diseño y, la semana pasada, realización del MACC, ha quedado este magnífico manifiesto. Ha valido la pena las energías invertidas para llegar a sintetizar en estas líneas las inquietudes de artistas y profesionales de la cultura ante el papel de las artes y la creación artística en el mundo que se avecina.

Momentos del MACC

Manifiesto MACC

1. Somos una comunidad de creadores que, desde macc, concibe la creación contemporánea como un ejercicio radicalmente distinto al del pasado y que nos exige nuevas responsabilidades artísticas y sociales.

2. La creación contemporánea no gira, como en las prácticas convencionales, alrededor del producto sino del proceso. La creación nos enfrenta más a un trayecto que a un resultado, más a un procedimiento que a una meta. En el arte y la cultura de comienzos del siglo XXI más que las obras o las piezas, importan las experiencias, los caminos. Más que el qué, el cómo.

3. Ya no es significativa la disciplina que el creador practica, sino su actitud ante el proceso de creación. Da igual que sean las artes plásticas, el diseño audiovisual, la música, la arquitectura, las artes escénicas o la literatura; da igual que uno sea artista o artesano; que cree productos o propicie vivencias. Lo que importa es la actitud con que lo haga. Hoy, creador es quien hace pan o quien lo lanza al público en una perfomance. O ninguno de los dos.

4. La creación no es sólo el ejercicio individual del artista sino el talento colectivo de los grupos. Antes se entendía que el proceso creativo se limitaba a la acción del artista. Ahora sabemos que en ese proceso intervienen otros actores sin los cuales no hay creación. Porque el creador ya no está sólo frente a la obra. Su trabajo depende también del trabajo de los otros. No hay creación contemporánea si no admitimos esa interdisciplinariedad.

Momentos del MACC

5. El reconocimiento de lo colectivo, del carácter colaborativo de los procesos creativos, nos obliga, incluso, a revisar el concepto de autoría, el concepto de propiedad intelectual. Lo contemporáneo ha difuminado las fronteras entre el autor y el usuario, entre la creación y la función de lo creado.

6. La creación contemporánea no entiende de especialidades. En nosotros se hace evidente que el mestizaje y la diversidad es el argumento principal de la vida. La hibridación es consustancial a las nuevas tendencias creativas. Ni siquiera hay creadores para la cultura, sino desde la cultura.

7. El proceso artístico no es sólo estético sino ético. Para superar las crisis, como ésta que ahora nos preocupa, es necesario figurarnos lo que no existe. Y los creadores, acostumbrados a la imaginación, reclamamos nuestro papel como imaginadores del futuro. El creador tiene una responsabilidad ante los tiempos, aunque sea sólo la responsabilidad del presentimiento, de la visión que niega la evidencia. Porque si las certezas repiten modelos conocidos; los presentimientos, en cambio, proporcionan nuevas posibilidades.

8. macc ni es ni quiere ser un exhibidor de artistas; sino un exhibidor de procesos creativos. Con esa voluntad, y con la de seguir siendo punto de encuentro, proclamamos nuestra voluntad de seguir encontrándonos aquí o en cualquier otro sitio del Atlántico.

Razones para Programar Danza y Teatro Contemporáneo en Tiempos de Crisis

Publicado originalmente en La Coctelera el 5-Mayo-2009

Texto introductorio de las Jornadas Internacionales de Artes Escénicas que tendrán lugar en Huesca del 30 de Septiembre al 2 de Octubre de 2009

Repetidamente nos enfrentamos al hecho de la escasa presencia del teatro y la danza más innovador y vanguardista en las programaciones estables de los teatros. Las razones que se esgrimen son muy diversas, aunque la mayoría inciden en la falta de aceptación por parte del público. Este, mayoritariamente habituado a las artes escénicas como mero entretenimiento o como reflejo de una educación sustentada en el patrimonio y la historia por encima de los procesos de creación contemporánea, no asume con facilidad las nuevas corrientes de las artes escénicas. Además, en tiempos de crisis, las administraciones públicas recortan gastos en las partidas de cultura que reciben menor consideración popular.

Sean cuales sean las razones, en estas Jornadas vamos a ser positivos y no quedarnos en la descripción de una realidad de por sí difícil para la creación escénica contemporánea. Por lo tanto, hemos invitado a nueve personas relevantes de diferentes ámbitos de las artes escénicas internacionales para que nos den sus razones por las cuales consideran que los espacios escénicos hoy día deben programar creación contemporánea. Cada uno de los ponentes va a ser testimonio de una evidencia por la cual han destacado y, todos ellos juntos, podrán confeccionar un argumentario detallado con el que defender la conveniencia de una programación de riesgo e innovadora en los teatros.

En palabras más actuales: en las Jornadas nos gustaría discernir cuales son las razones para un I+D+i de la exhibición escénica en el momento histórico actual. En el “Año Europeo de la Creatividad y la Innovación” e inmersos en una crisis global de proporciones todavía desconocidas, el recurso a la creación artística más innovadora se intuye como un detonador para un nuevo desarrollo social, económico y, también, personal. En las artes escénicas este detonador se concreta en la contemporaneidad de las propuestas artísticas y en su accesibilidad para la mayoría de la sociedad.

Miércoles 30 de Septiembre

Mesa 1 – Razones artísticas

Apostar por el arte y que este sea accesible a los ciudadanos no debería necesitar justificación alguna. El “arte por el arte” ha sido uno de los principales argumentos de las escuelas filosóficas desde tiempos remotos: “la necesidad del arte se justifica por sí mismo”. En este contexto ¿en qué lugar se sitúa el arte escénico contemporáneo? ¿tiene también valor en sí mismo? si es así  ¿que lo define y que lo diferencia de otras disciplinas escénicas?

Jueves 1 de Octubre

Mesa 2 – Razones socioeconómicas

El argumento del progreso económico es el que últimamente más se ha usado en España por políticos y administraciones para justificar su apoyo a las artes. Pero, ¿están las artes contemporáneas capacitadas para reactivar una economía en crisis? ¿una sociedad necesitada de innovación puede echar mano a la creatividad de los artistas? ¿hacen falta mentes creativas para un nuevo tipo de sociedad? ¿no sería un primer paso educar en la creatividad?

Viernes 2 de Octubre

Mesa 3 – Razones sociales y personales

La creación contemporánea se nutre de la realidad de la sociedad en que se desarrolla para nuevamente devolverla a ella. Sus receptores, individuos y colectivos, se sensibilizan, se transforman, desarrollan su propia creatividad, fortalecen la capacidad de convivir y pueden llegar a superar las barreras de la exclusión. Con todo ¿es la población receptiva a la creación contemporánea? ¿su capacidad transformadora repercute en sus practicantes? ¿hay creación más allá de la Academia?

¿Quién Definirá la Política Cultural Exterior en España?

Publicado originalmente en La Coctelera el 25-Febrero-2009

Cúpula de Barceló

Hace unos días apareció en “El País – Babelia” el artículo de Antonio Muñóz Molina titulado “Bajo la Cúpula”. Os recomiendo su lectura en http://www.elpais.com/articulo/semana/cupula/elpepucul/20081129elpbabese_6/Tes.

Aunque el tema era sobre al gasto del Ministerio de Asuntos Exteriores en la cúpula que Miquel Barceló pintó para el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra, a mi me interesó especialmente las reflexiones que hace en la segunda parte del artículo sobre el gasto del gobierno en proyección y cooperación cultural de España en el exterior. Si a estas reflexiones se le añade la batalla que estos días está librando en la prensa el Ministro de Cultura del gobierno de España Cesar Antonio Molina para coordinar toda la acción cultural que España ejerce en el exterior, vemos que se está poniendo de actualidad una política de la que se habla poco pero de vital importancia para un país que se dice la 7ª potencia mundial.

Empieza Muñóz Molina diciendo que los presupuestos de España para la proyección cultural exterior son miserables. Con la experiencia de haber dirigido el Instituto Cervantes en Nueva York confiesa que lo que el gobierno se ha gastado en la cúpula de Barceló es la misma cantidad de que disponen los 72 centros del Cervantes para programas culturales en un año. Eso sí, cuando se trata de mangoneo clientelar y exhibiciones suntuarias parece que no hay límites de presupuesto. Pues sí, miseria.

Por otra parte el Ministro de Cultura se ofrece en http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cesar/Antonio/Molina/pide/coordinar/accion/cultural/exterior/elpepucul/20081217elpepucul_3/Tes, para coordinar esta miseria en base a la prosperidad que le dará al país la venta de productos culturales al exterior. Sus palabras son la cultura española es un buen negocio. En este caso a quien hace la competencia el Ministerio de Cultura no es al de Exteriores sino al de Industria y Comercio. Con tan pobres argumentos, ¿cómo se van a hacer cargo de la proyección exterior de la cultura?

Antes que nada lo que debería hacer hecho Cesar Antonio Molina es cargarse de argumentos a la hora de reivindicar las competencias si quiere ocupar el lugar de su competidor. ¿Cual es hoy día el papel de las artes y la cultura en la cooperación internacional? ¿En un mundo globalizado qué sentido tiene la diplomacia cultural? ¿Qué pueden aportar las artes que se hacen en España al desarrollo global en el mundo? ¿Qué se puede aprender del resto del mundo? España es un país históricamente cerrado, poco permeable a las novedades artísticas y poco influyente en el mundo occidental. En Europa, los franceses, británicos, nórdicos o holandeses se encuentran a años luz de nosotros en sus políticas de proyección exterior. Salir fuera y abrir las ventanas forma parte de un ejercicio mayor de modernización que transciende el mero negocio mercantil. No se trata de dominar el mundo con nuestra cultura sino compartirla para crecer juntos en nuevas y fructíferas contaminaciones. Una política de proyección exterior debe mirar alto y lejos a la cultura y diseñarse sobre nuevos paradigmas en los que el papel de los creadores contemporáneos se encuentre en la base.

Las operaciones de márquetin como la cúpula de Barceló o la presencia catalana en la Feria de Frankfurt, en donde se destinan unos presupuestos desorbitados respecto al resto de la acción cultural exterior, no conducen a nada si no hay detrás una política bien definida y sostenible a largo plazo. Esta debe impulsar la presencia de nuestros artistas, gestores y organizaciones en la gran diversidad de proyectos internacionales por encima de las presencias institucionales del estado o de sus autonomías.

En Corea También Apuestan por un “New Deal” para la Cultura

Publicado originalmente en La Coctelera el 1-Febrero-2009

Si los lectores de esta blog son reincidentes recordarán el artículo que publiqué el 12 de Noviembre (ver más abajo) sobre la necesidad de un programa de rescate en el sector cultural para afrontar la crisis. En este artículo pido a las administraciones públicas un “New Deal” para salvar las artes y la cultura de la crisis que nos atormenta. En el expongo que los beneficios repercutirán directamente en el conjunto de la sociedad y en la economía ya que así se asegurará una sociedad más innovadora y creativa, condición básica para superar la crisis. Seguir leyendo En Corea También Apuestan por un “New Deal” para la Cultura

Un New Deal Cultural para Superar la Crisis

Publicado originalmente en La Coctelera el 12-Noviembre-2008

Por lo que se ve, los planes de rescate ante la crisis únicamente van a ir dirigidos a salvar la vida de los bancos y de las empresas de la “economía real”. Según dicen, debería de ser suficiente para que en el plazo más corto de tiempo podamos volver a gozar de altos niveles de empleo y de bienestar económico. Por otra parte, una afirmación recurrente estos días en los diarios es que a España le costará salir de la crisis por su bajo nivel de productividad. Evidentemente los gobiernos van a empeñarse en mejorar la productividad de las empresas y salir pitando de la crisis.

Ante tal panorama, ¿qué papel le quedara por jugar a la cultura y a los sectores artísticos? Mirando los periódicos y declaraciones, parece ser que ninguno. No va a haber ningún plan de rescate para los artistas, ellos no contribuyen al desarrollo de la actividad financiera y económica. La cultura y los artistas, una vez más, quedarán relegados de los grandes programas y decisiones que afectan al conjunto del país.

En esto, como en otras tantas decisiones que han llevado a esta situación, las fuerzas vivas de la economía y la política se equivocan. Para salir de la crisis hay que contar con los artistas y la cultura y poner en marcha un gran plan de rescate cultural de igual manera que se hace con los sectores financieros y productivos. Pero, veamos, ¿cómo se justifica un plan de rescate para la cultura?

Como bien se dice, España saldrá más rápidamente de la crisis si mejora la productividad de las empresas pero, hace falta añadir que el mal de este país, además, es su falta de innovación. El capitalismo que surja de la crisis será el capitalismo de la creatividad y la innovación. Ya no bastará con producir, habrá que hacerlo aplicando nuevos modelos y sistemas que desarrollen productos y servicios que vayan más allá de los conocidos. En este ámbito, los artistas contemporáneos son las personas necesarias para dotar al tejido productivo de la capacidad de imaginar sin límites, paso previo para que las empresas puedan innovar.

Actualmente, una política inteligente de gobierno es apostar decididamente por la cultura y proponer planes de rescate para que los artistas puedan seguir trabajando. Esto se deberá llevar a cabo desarrollando nuevas políticas culturales que sitúen el artista en el centro y que fijen como objetivo el desarrollo de la creación y una nueva manera de entender la difusión artística. Porque, esto sí, el artista deberá involucrarse íntimamente con la sociedad y compartir con ella su capacidad creativa.

Los Consejos de las Artes, por su conocimiento, independencia y transparencia, son los organismos adecuados para desarrollar estas políticas culturales de nuevo cuño. En este sentido, es todavía más urgente que el de Catalunya se ponga a trabajar inmediatamente y se le dote del presupuesto suficiente para realizar esta tarea.

El ejemplo más sonoro de plan de rescate cultural se dio en Estados Unidos durante la gran depresión del 29. El New Deal impulsado por Franklin Roosevelt para salir de la crisis dio trabajo a decenas de miles de artistas para enseñar en las escuelas, pintar en edificios públicos, engrosar orquestas o grupos de teatro. Entre muchos otros, Jackson Pollok, Mark Rothko, Orson Welles o Aaron Copland realizaron sus trabajos gracias al New Deal.

Aunque el caso americano estaba orientado a la contratación y el empleo, en la actualidad las prioridades han cambiado y, por supuesto, sin renunciar al empleo, habrá que tener en cuenta la cultura y las artes para avanzar de lleno en una nueva economía creativa. En línea con los países más desarrollados, con estos con los que Zapatero quiere ir de la mano para renovar el sistema capitalista, los planes de rescate de la cultura deberán de ser elementos ineludibles de los programas para salir de la crisis.