Así NO se Construye una Europa de Cultura

Toma posesión director Instituto Cervantes
¡ Señores ! no se olviden que somos Europa

Los pasos que está dando el Gobierno de Rajoy para definir la proyección exterior de la cultura de España parece ser que van en dirección opuesta a sus principales apuestas estratégicas. Es curioso, cuando muchos pensábamos que un gobierno del PP uniría cultura y economía mucho más decididamente que el gobierno del PSOE, parece ser que, por lo que respecta a la proyección exterior, está pasando lo contrario.

De un lado Rajoy está siguiendo fielmente los dictados de la Comisión Europea y de la señora Merkel y el señor Sarcozy. Se supone que este hecho favorecerá no sólo la salida de la crisis sino también una mayor integración y consolidación del proyecto de construcción Europea. Por otro lado, el reforzamiento de la estructura del Instituto Cervantes y el perfil de las personas que se están nombrando al frente de este y de otras instituciones de política cultural exterior, van en la línea de favorecer el contacto con América Latina y dar prioridad a la cultura que utiliza la lengua castellana como base para su desarrollo.

No me parece mal que uno de los ámbitos de la política exterior sea la lengua castellana y su objetivo geográfico sea América Latina pero, me parece corto de miras y poco ambicioso. Si se está poniendo tanto empeño en participar de pleno derecho en la construcción de la Europa del Euro y su salvación, ¿cómo es que a nivel de política cultural exterior no se pone el mismo empeño en construir una Europa de la cultura en la que España participe también de pleno derecho?. Claro, se dirá que esta Europa sólo interesa a los mercaderes y banqueros pero, esto no es del todo cierto. Aunque esté velada por las urgencias de la crisis, esta Europa tiene una componente real de apoyo a la cultura y a la cohesión entre sus ciudadanos a partir de la cooperación y el intercambio cultural. Esto es indudable, y el gobierno actual debería ponerlo en valor al mismo nivel que su estrategia por la lengua castellana y América Latina.

Una política cultural exterior que nos acerque a Europa es una prioridad para compartir e intercambiar contenidos y obras artísticas y, además, facilitar la movilidad de creadores, gestores, empresas e instituciones culturales. Los sectores culturales necesitan estímulos e incentivos de las instituciones públicas para proyectarse a Europa. Por otra parte, la economía española necesita ir de la mano de la cultura si quiere ampliar el impacto de su marca de origen y convertirse en una potencia exportadora en su principal mercado exterior que no es otro que Europa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *